Tao Te Ching LAO TZU

El Tao que puede hablarse no es el Tao eterno.
El nombre que puede nombrarse no es el Nombre eterno.

Lo eternamente real es innombrable.
El nombre es el origen de todas las cosas particulares.

Libre de deseo, comprendes el misterio. Atrapado en el deseo, solo ves sus manifestaciones.

Y, sin embargo, misterio y manifestaciones brotan todos de la misma fuente. A esta fuente se le llama oscuridad.

Oscuridad de oscuridades; he aquí la puerta a toda comprensión.

I Capítulo de la Obra de LAO TZU -Tao te Ching

Cuando alguien me pide que le recomiende un libro sobre Sanación , este siempre es, sin duda, mi primera elección.

La primera vez que oí hablar del tao fue en Alemania. Teníamos en la facultad una compañera vietnamita llamada  HUE. Un día tuvo la feliz idea de leernos unos capítulos del TAO en su lengua natal. Casi desde el principio, empecé a sentir en el pecho una dulce emoción mientras sus  palabras llenaban el aula. No podía  evitar que de mis ojos brotaran lagrimas. Pero lo que era mas sorprendente para mi es que no me importaba que así fuera. Cuando terminó la clase HUE se acercó y me propuso contarme que es lo que decía en su libro mientras tomábamos un té .Acepté el te pero pero decliné su traducción. Siempre he pensado que intelectualizar aquellas cosas que nos producen emoción es estropearlas. Y establecimos un ritual: tomábamos un té mientras Hue leía uno o dos poemas (para mí, lo eran) al azar y algo dentro de mí se purificaba. Luego como mas liviano hablábamos de cualquier cosa que nos ocupara en nuestras vidas de estudiantes en un país extranjero o nos quedábamos en silencio, dejando que eso que habíamos recibido nos empapara. Gracias Hue estés donde estés que el Dios de los taoistas te bendiga.

Todas las editoriales tienen una versión y cada año sale una nueva. Cuando alguien me quiere regalar un libro me pregunta ¿tienes el Tao de la editorial tal, interpretado por cual?  Cuando me lo regalan lo leo y releo con curiosidad, disfrutando de su texto,siempre aparece un matiz nuevo con cada edición. Pero hay una versión que todavía a día de hoy sigue destacando por su elegancia.

Su título es TAO TE CHING de LAO TZU de la editorial GAIA, versión de Stephen Mitchell traducido al castellano por Jorge Viñes Roig. ¿Por qué esta versión y no otra? Pues por respeto. El TAO es un libro complejo de entender en su sencillez y Stephen Michell no sólo es un traductor excelente sino que él es Taoista y a lo largo de su experiencia vital ha ido asimilando esa sabiduría que también plasma en esta versión, exquisita no solo por las palabras, sino también por la selección de las ilustraciones que acompañan al texto, expresando su brillantez.

Tao te ching

Una delicia  para los ojos del alma. Es un libro para entender la actitud que debe tener cualquier persona que se inicie en la comprensión de la Sanación y no olvidar nunca.

Algunos se siguen centrando en tecnicas de sanacion(rituales repetitivos y vacíos) cuando lo esencial es la actitud ( estado del ser cuando se manifiesta)

Léelo  poco a poco y siendo consciente de que algo se te escapa para de nuevo volver a leerlo como hacen los patos al beber agua. No con el ansia del que quiere aprender deprisa para poder decir YO ya me lo he leído, ahora dime cuál es el siguiente, como hace el cochino-jabalí.

EL TAO primero se lee para entenderlo,o no y luego practicarlo. Tienes toda una vida para hacerlo.

Muchas gracias por dedicarme tu tiempo y atención